¿Cómo se mide el éxito?

Los autores Joseph Heller y Kurt Vonnegut estaban en una fiesta organizada por un administrador de fondos de cobertura. Vonnegut le dijo a Heller que su anfitrión ganaba más en un día que lo que Heller había obtenido en años por las regalías de su novela best sellerCatch-22. Heller contestó: “Sí, pero tengo algo que él nunca tendrá … suficiente”. Esta historia, narrada por Vonnegut en un poema, impresionó mucho al autor John C. Bogle, pues expresaba su sentir de que el exceso monetario de las últimas décadas era un claro síntoma de que muchas personas no conocían el significado de la palabra “suficiente”. Su apetito no conoce fronteras, han sacrificado su ética profesional, sus valores personales y morales, todo por tener más, siempre más.

Esta anécdota tomada del universo literario me pareció muy significativa para abordar la entrada de esta semana ¿Cómo se mide el éxito?

Partamos de que tu interpretación de “éxito” es otra de tus creencias; entonces, primero, ¿qué reconoces como éxito? Dinero, fama, reconocimiento, tranquilidad, abundancia o suficiente. Todas las respuestas son correctas porque el éxito es una construcción personal, un ideario de la mente para alimentar al ego que muchas veces se hace de la comparativa con los demás. “Si otros tienen más que yo, entonces ellos tienen éxito y yo no estoy haciendo algo”. Por ello quise comenzar con la historia de Heller y Vonnegut, porque no hay medida universal del éxito: hay estándares individuales para denominar como tal lo que nos es suficiente. Cuando te preocupa conseguir el éxito es porque realmente no sabes qué es para ti ¿Cuánto es tu suficiente? 

El éxito es el suficiente de cada uno.

Seamos objetivos, el ser humano necesita muy poco para vivir: el resto es vanidad. Y está bien, es válido conseguir más de lo que tienes; te hace empujar tus propios límites y ser creativo en tus procesos. Pero hay una idea falsa de cómo se ve el éxito cuando haces más por crecer. Tu mente cree que el dinero y la fama son los resultados, pero hay cientos de miles de personas que viven satisfactoriamente de su trabajo y se sienten completos con lo que poseen, eso también es éxito. Recuerda que eres tan bueno como tu última creación, la última meta que lograste o el último objetivo que cumpliste ¿Quieres ser “exitoso”? Elévate sobre esa última conquista. 

Por otro lado, no “midas” el éxito en cantidad y diversidad de talentos. El de a lado no tiene más porque es más que tú. El agua no horada la piedra por su fuerza sino por su constancia. Lo que diferencia a alguien exitoso de otro es su profesionalismo. La práctica nos da disciplina, la disciplina nos perfecciona y nos hace profesionales al punto de ser capaces de elevar nuestra probabilidad de éxito ¿Qué quiero decir con esto? Que el éxito no es fortuito, es la consecuencia del trabajo, el compromiso y la constancia. 

Ocuparte en definir tu suficiente te dará tranquilidad frente a la creencia generalizada del éxito y te sacará de la carrera para alcanzarlo porque la única competencia será contigo para cumplir tus propios estándares. Así que deja de “medir” el éxito: vívete cada día con lo que te hace feliz y te es suficiente. Mejora tus procesos, cultívate, enfócate en tus siguientes pasos y nunca dejes de creer que todo es posible

Una persona exitosa no es la que tiene más, sino la que -con lo que tiene- se siente plena. 

Marta Ro. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Para empresas

¿Cómo podemos ayudarte?

Diseñamos entrenamientos personalizados para tu empresa, negocio u organización.

Completa el siguiente formulario para conocer tus necesidades.

Objetivos

Coaching gratis

Únete a nuestra lista de correo y recibe información exclusiva.