¿Cómo sé si mi empresa o negocio necesita coaching?

Muchas veces llegan conmigo creyendo que el coaching es la salvación para su empresa o negocio. Leyeron algo al respecto y me escucharon por ahí hablar de los equipos con los que colaboro, pero antes de vaciar sus ahorros en un entrenamiento, deben conocer la diferencia entre coaching y una consultoría.

Para empezar hay distintos estilos de coaching, por lo que decir “necesitamos coaching” en realidad es no saber qué quieres. El coaching como trabajo humano es integral y va más allá de perfeccionar los procesos mecánicos de un equipo; involucra el capital humano y considera a las personas desde su individualidad como parte de un colectivo que busca conseguir resultados establecidos. Por su parte, una consultoría puede enfocarse en una problemática o debilidad para atacarla y perfeccionarla. Por lo general es aislada en cuanto a la totalidad de la organización y sólo busca fortalecer un tópico en particular. 

Ahora, ¿por qué es importante hacer la aclaración? Porque quizá muchas veces lo que su empresa o negocio necesite sea una consultoría y no un entrenamiento de coaching, sobre todo porque este pide mucha energía y disposición de todos dentro; mucha valentía para entrarle al feedback y mucha viscera para romperte y crecer. No todos están dispuestos a ello, y está bien. El coaching no es para todos. 

Con esta diferencia sobre la mesa, la pregunta no es ‘¿Cómo sé si mi empresa necesita coaching?’ Es ‘¿Estoy dispuesto a ser parte de un entrenamiento como este con todos y todo lo que implica? Coaching es sobre todo un proceso humano a humano para llegar a resultados. Lo que sí es cierto es que un equipo siempre puede verse beneficiado por el coaching, sobre todo una empresa u organización latina. Acá tenemos poca, desvirtuada o nula cultura de equipo y creemos que trabajar es producir, y no es así. Trabajar es un pilar dentro de una cultura de colaboración, de pertenencia, de unidad y de contribución. La gente quiere sentirse parte de, valorada, escuchada y con oportunidades de crecimiento. Desarrollar esa cultura es algo de lo que nosotros hacemos aquí.

En muchos momentos me buscan para arreglar un problema o deficiencia, pero siempre soy clara en mis procesos: un entrenamiento contempla el todo, incluso, al líder del equipo. En un proceso de coaching no hay quien sea menos que nadie: para que el todo funcione, sus partes deben estar involucradas. 

¿Cómo se puede ver la necesidad de coaching dentro de una empresa u organización? Por ejemplo, en temas de jefe vs líder, en asuntos de egos, en gente trabajando junta sin ser equipo, en límites no claros y áreas no definidas, etc. En general, en gente cumpliendo sin ser parte del lugar al que pertenece.

Sé que puede leerse un tanto apabullante, pero no hay dinámica que mejore sin la participación de todos. Sin miedo al éxito; vivimos una época en la que el recurso humano requiere eso, humanidad. Hace falta meternos con la gente y saber qué piden y esperan también de nosotros como líderes. En México, sobre todo, por la cultura de la que somos parte, nos intimida ser-humanos y practicar la empatía por miedo al abuso. Tener una empresa o negocio también es confiar en la gente y saber que en la medida que das, recibes. Mantener un régimen rígido es un ambiente tóxico en el que nada florecerá, sólo los resultados, pero los negocios se hacen de la gente, así que cuida de los tuyos para que ellos cuiden de ti. 

Ahora sí, ¿su empresa necesita o se beneficiaria del coaching?

Marta Ro. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Para empresas

¿Cómo podemos ayudarte?

Diseñamos entrenamientos personalizados para tu empresa, negocio u organización.

Completa el siguiente formulario para conocer tus necesidades.

Objetivos

Coaching gratis

Únete a nuestra lista de correo y recibe información exclusiva.