Líder vs líder de opinión

Elegí el título de esta entrada mas que para poner en contra un término y otro para escribir acerca de la diferencia que, al menos en este espacio de mindset, me gusta hacer. La semana pasada les conté acerca de mi postura respecto a los líderes en México, ¿pero tienen que ser estos obligatoriamente líderes de opinión? O al revés, ¿los líderes de opinión deben ser grandes líderes para todo el mundo?

Pongo el tema sobre la mesa porque me interesa que seamos conscientes de la diferencia entre uno y otro. Un líder de opinión se forma y se fortalece en el espacio público. Cuenta con una plataforma de la que se vale para comunicar su mensaje, y al mismo tiempo, es el recurso para amplificar su voz. Tiene poder de convocatoria por su exposición, y por lo tanto, un grupo de seguidores que están de acuerdo con su manera de ser, de pensar y en muchos casos apoyan su postura en diversos temas de interés público.

Un líder sin la parte pública es al que generalmente reconocemos como un ‘héroe invisible’. Alguien quien no hace mucho ruido al menos en lo público, pero que está bien plantado con los suyos. No siempre cuenta con una plataforma, y aunque sí es posible que tenga considerables adeptos, siguen siendo muchos menos de los que puede alcanzar un líder de opinión.

¿Es uno mejor que otro? En lo absoluto. La diferencia se llama: visibilidad. Un líder de opinión generalmente es una figura pública (pero una figura pública no necesariamente es un líder); entre más gente lo conozca más relevante se hace su opinión. Esto no quiere decir que lo que comunique sea la verdad o “lo correcto”, sino simplemente está más expuesto y su influencia es mayor, de ahí el otro elemento importante que deben practicar los líderes de todo tipo: la responsabilidad. Sin importar la cantidad de personas a las que impactes como líder, impactas, sólo por ello es necesario hacerte responsable de cada palabra, hecho, conducta o actitud que sale del ser humano que eres. Ese también es el precio del liderazgo. 

Las mujeres y los hombres ‘héroes invisibles’ ejercen un liderazgo distinto, no mejor ni peor; quitarles el ojo público de cierto modo limita el alcance que su causa pueda tener, pero su poder es mantenerse. Estoy segura que conocen a más de un líder que hace, aporta, propone y construye en lo local, incluso, que mantiene un bajo perfil, pero no por ello deja de ser relevante para su gente todo lo que hace y dice. 

¿Cuál es el punto de todo esto? Dejar en claro que un líder no lo es por lo que tiene, sino por quien es. La plataforma, la exposición, la amplificación, el poder de convocatoria, etc, son sólo las herramientas -o consecuencias- con las que se presenta; su parada en el mundo y el impacto que genera afuera y le representa comunidad es lo que verdaderamente lo coloca en el spotlight, grande o pequeño. Por lo tanto, se puede ser un líder de opinión sin ser un líder en el mundo y un líder ‘invisible’ no necesariamente es o será un líder de opinión, y está bien.

El debate no está en elegir a uno sobre otro, sino en saber diferenciarlos, y sobre todo, considerar la labor de cada uno; al final, guardan algo en común: todos los líderes aportan. A su gente, con su comunidad, con su propio alcance. Ejemplos hay varios. Puedo mencionar a Martha Debayle, Sofía Niño de Rivera, Carmen Aristegui, Lorenzo Meyer, Tatiana Bilbao o la misma Yuya. La lista de líderes de opinión es infinita. Todos con gran relevancia en el ejercicio público y quehacer de México; aquí también caben los empresarios, las figuras de la cultura y el entretenimiento ¿Son algunos de estos líderes de opinión, líderes en el mundo? Pueden ser. 

Del otro lado están el resto de seres humanos que se ven como líderes y se mueven como tal sin estar en el ojo público pujante. Pienso en Saskia Niño de Rivera, María Salguero, Marichuy Patricio o Nadine Gasman, sólo por mencionar algunos nombres. 

Para terminar, quiero reiterar el punto de inicio: ningún líder está en contra de otro, no al menos es el propósito en este espacio; quiero abrir la puerta a que si alguien allá afuera está leyendo estas líneas y sabe que su causa, por la que se levanta todos los días, es importante, impacta y está haciendo la diferencia, se sepa parte de esta lista: bienvenido tú también eres un líder. 

Gracias por ello.

Marta Ro.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para empresas

¿Cómo podemos ayudarte?

Diseñamos entrenamientos personalizados para tu empresa, negocio u organización.

Completa el siguiente formulario para conocer tus necesidades.

Objetivos

Coaching gratis

Únete a nuestra lista de correo y recibe información exclusiva.